PLAN DE AUTOPROTECCIÓN


Instrucciones para el profesorado


Una de las finalidades del Plan de autoprotección es la de "fomentar el desarrollo de aprendizajes basados en competencias para la vida y la supervivencia, propias de la cultura de la prevención de riesgos: valores, actitudes, prácticas, conocimientos y comportamientos, para actuar de manera eficaz ante una situación de emergencia y para desarrollar hábitos de vida saludables ". En este sentido, el Plan de autoprotección debe programar actividades de prevención de riesgos que deben ser incluidas en el currículo escolar y potenciar así la adquisición de la competencia en el cono­cimiento y la interacción con el mundo físico y la competencia para la autonomía e iniciativa personal.


Conforme a lo establecido en la Orden de 16 de abril de 2008, por la que se regula el procedimiento para la elaboración, aprobación y registro del Plan de Autoprotección y La Ley 31/1995, de 8 de noviembre, de Prevención de Riesgos Laborales, y la Ley 54/2003, de 12 de diciembre, que reforma parcialmente la anterior, y la Ley17/2007, de 10 de diciembre, de Educación de Andalucía, en su artículo 24, establece que la Administración educativa, establecerá medidas específicas destinadas a promover el bienestar y la mejora de la salud laboral del profesorado y a actuar decididamente en materia de prevención, es por lo que nuestro Centro, para dar cumplimiento a la legislación vigente, tuvo a bien elaborar plan de autoprotección y prevención de riesgos laborales.
La prevención, integrada en el ámbito del Centro, se organizará y planificará a través de la «Comisión de Salud y Seguridad Escolar», que pasa a llamarse Comisión de Salud y Prevención de Riesgos Laborales del Centro.
A partir de ahí es conveniente hacer las siguientes puntualizaciones:
  • La seguridad se concibe más en el contexto del «control total de pérdidas»: una política encaminada a evitar las pérdidas mediante una gestión de la seguridad en la que interviene la interacción entre las personas, los procesos, los materiales, los equipos, las instalaciones y el medio ambiente. Los fallos detectados a tiempo, durante los controles de mantenimiento preventivo, evitan numerosas situaciones de accidentes. De ahí que sea necesario propiciar la participación y el compromiso de todas las personas en mejorar la calidad de las medidas de protección frente a las situaciones peligrosas. A tal efecto, esta Orden se inspira en las directrices y estrategias españolas, europeas e internacionales.
  • Fomentar el desarrollo de aprendizajes basados en competencias para la vida y la supervivencia, propias de la cultura de la prevención de riesgos: valores, actitudes, prácticas, conocimientos y comportamientos, para actuar de manera eficaz ante una situación de emergencia y para desarrollar hábitos de vida saludables.


Planos del centro -EDIFICIO PRIMARIA.-



Edificio Primaria Planta Baja.jpg
Edificio Primaria Planta Baja.jpg




Edificio Primaria Planta 1ª.jpg
Edificio Primaria Planta 1ª.jpg


PLAN DE IGUALDAD ENTRE HOMBRES Y MUJERES

PLAN DE LECTURA


- Programación hora de lectura
- Plan de mejora del Plan lector
- Fomento de la lectura en educación infantil
- Plan lector



PLAN DE MEJORA DE LA CONVIVENCIA


- Proyecto Escuela Espacio de Paz
- Plan de convivencia
- Catálogo de conductas negativas
- Correcciones y medidas
- Compromiso educativo familias


Es imprescindible disponer de un adecuado clima escolar para que la escuela pue­da desarrollar adecuadamente sus funciones. En este sentido, el Plan de convivencia de un centro favorece la adquisición de todo el conjunto de competencias y priorita­riamente con la competencia social y ciudadana.
La programación del Plan de convivencia debe contemplar las medidas que el centro se propone para favorecer las relaciones entre los miembros de los distintos sectores de la comunidad escolar. Por lo que se deben destacar, fundamentalmente, las medidas referidas a su carácter educativo y preventivo de posibles conflictos o problemas de convivencia entre iguales y entre los sectores educativos.
Cuestiones importantes a tener en cuenta en el Plan de convivencia son la de cla­rificar las responsabilidades de los diferentes sectores y colectivos de la comunidad escolar, desde el respeto y consolidación de los derechos y deberes que la normativa reconoce a profesores/as, alumnos/as y padres y madres; así como la de preservar y fomentar la igualdad de derechos de todos ellos y, en particular, entre hombres y mujeres.
La participación en el centro se puede concretar, por ejemplo, en la elaboración de normas de convivencia en los grupos clase con la participación del alumnado, en la potenciación de la junta de delegado/as, en la distribución de diversas tareas y respon­sabilidades entre el alumnado, y en favorecer la participación e implicación de las fa­milias con la implantación de figuras como la de "madres/padres delegados de curso.
Otro aspecto importante es el de contemplar todos los tiempos, escolares y extraescolares, dedicando especial atención a los tiempos no lectivos (recreos, cambio de clases, etc.). En este sentido, se puede plantear y favorecer que los recreos sean "espacio de convivencia pacífica y lúdica" si se programan juegos cooperativos, que potencien las relaciones positivas, y se procura que los tiempos entre clases sean mínimos y puedan dedicarse a realización de responsabilidades asumidas por el alumnado.
Finalmente, el Plan de convivencia debe confeccionarse en consonancia con los aspectos y medidas concretas de organización y funcionamiento establecidas por el centro con el objeto de favorecer un clima adecuado de convivencia que facilite el aprendizaje del alumnado y la mejora de los resultados y rendimientos escolares.
  • El plan de convivencia.
1. El plan de convivencia incluirá, al menos, los siguientes aspectos:
a) Diagnóstico del estado de la convivencia en el centro y, en su caso, conflictividad detectada en el mismo, así como los objetivos a conseguir

b) Normas de convivencia, tanto generales del centro que favorezcan las relaciones de los distintos sectores de la comunidad educativa, como particulares del aula, y un sistema que detecte el incumplimiento de las normas y las correcciones que, en su caso, se aplicarían.
c) Composición, plan de reuniones y plan de actuación de la comisión de convivencia.
d) Normas específicas para el funcionamiento del aula de convivencia del centro.
e) Medidas a aplicar en el centro para prevenir, detectar, mediar y resolver los conflictos que pudieran plantearse.
f) Funciones de los delegados y de las delegadas del alumnado en la mediación para la resolución pacífica de los conflictos que pudieran presentarse entre el alumnado, promoviendo su colaboración con el tutor o la tutora del grupo.
g) Procedimiento de elección y funciones del delegado o de la delegada de los padres y madres del alumnado, entre las que se incluirá la de mediación en la resolución pacífica de conflictos entre el propio alumnado o entre éste y cualquier miembro de la comunidad educativa.
2. El plan de convivencia contemplará la figura del delegado o delegada de los padres y madres del alumnado en cada uno de los grupos. Será elegido para cada curso escolar por los propios padres, madres o representantes legales del alumnado.
  • AULA DE CONVIVENCIA.

1. Los centros educativos podrán crear aulas de convivencia para el tratamiento individualizado del alumnado de educación primaria que, como consecuencia de la imposición de una corrección o medida disciplinaria por alguna de las conductas tipificadas en la legislación vigente, se vea privado de su derecho a participar en el normal desarrollo de las actividades lectivas.
2. El plan de convivencia establecerá los criterios y condiciones para que el alumnado a que se refiere el apartado anterior sea atendido, en su caso, en el aula de convivencia. Corresponde al director o directora del centro la verificación del cumplimiento de dichas condiciones y la resolución a adoptar, garantizando, en todo caso, el trámite de audiencia a los padres, madres o representantes legales del alumno o alumna.
3. En estas aulas de convivencia se favorecerá un proceso de reflexión por parte de cada alumno o alumna que sea atendido en las mismas acerca de las circunstancias que han motivado su presencia en ellas, de acuerdo con los criterios del correspondiente equipo de orientación educativa y se garantizará la realización de las actividades formativas que determine el equipo docente que atiende al alumno o alumna.
4. En el plan de convivencia se determinará el profesorado que atenderá el aula de convivencia, implicando en ella al tutor o tutora del grupo al que pertenece el alumno o alumna que sea atendido en ella y al correspondiente equipo de orientación educativa y se concretarán las actuaciones que se realizarán en la misma, de acuerdo con los criterios pedagógicos que, a tales efectos, sean establecidos por el equipo técnico de coordinación pedagógica.
  • Formación de la comunidad educativa.

1. En la formación del profesorado de los centros educativos sostenidos con fondos públicos se incluirán acciones formativas dirigidas específicamente a mejorar su cualificación en el ámbito de la educación para la cultura de paz, la mejora de las prácticas educativas en relación con la convivencia escolar, la igualdad entre hombres y mujeres, la mediación escolar y la resolución pacífica de los conflictos.
2. Los Centros del Profesorado promoverán la formación del profesorado en el seno del propio centro educativo y la creación de grupos de trabajo y de redes de centros educativos y de profesorado que trabajen de manera transversal la cultura de paz y la prevención de la violencia, la convivencia escolar y la resolución pacífica de los conflictos.
3. La Administración educativa facilitará, a través de los recursos y mecanismos oportunos, la formación de los equipos directivos de los centros, de la inspección educativa, de los miembros de los equipos de orientación educativa y de las asesorías de los Centros del Profesorado, así como del personal de administración y servicios y de atención educativa complementaria, en los contenidos y competencias que se requieren para la promoción de la cultura de paz, la mejora de la convivencia, la mediación y la resolución pacífica de los conflictos.
4. La Consejería competente en materia de educación favorecerá la formación de los padres y madres del alumnado de los centros educativos, especialmente de los delegados y delegadas de padres y madres, en aquellos contenidos y competencias que les permitan la promoción de la cultura de paz y la prevención de la violencia y la mejora de la convivencia en los ámbitos familiar, escolar y social y, en particular, para llevar a cabo tareas de mediación para la resolución pacífica de los conflictos. A tales efectos, impulsará la creación de escuelas de padres y madres.
5. La Administración educativa potenciará la celebración de actividades formativas conjuntas en las que participen padres y madres del alumnado, profesorado y equipos directivos, encaminadas al fomento de la cultura de paz y a la participación de la comunidad educativa en los centros docentes.