SERVICIO DE VIGILANCIA DEL CENTRO

FINALIDAD.
El establecer un servicio de vigilancia por parte del profesorado, en determinados momentos de la jornada escolar, es algo necesario e imprescindible para el mejor funcionamiento del Centro, ya que, al convivir en él ciento de personas, la vigilancia, el mantenimiento de un orden de entradas y salidas, el cuidado de instalaciones y material y, lo que es más importante, el evitar posibles peligros a los que se pueden llegar continuamente, formando parte del acto de educar en sí mismos.
El cuidado de los alumnos/as, desde que entran hasta que salen del Colegio, es responsabilidad directa de todos y cada uno de los profesores que trabajan en el Centro y, más directamente, de cada profesor-tutor con su grupo de alumnos/as. No obstante, a fin de agilizar y concretar la vigilancia durante determinados momentos clave, se han establecido turnos de vigilancia entre los profesores del Centro, incluido el Equipo Directivo, durante todo el curso académico y con carácter rotativo con duración semanal.
Conforme a lo establecido en el art. 13 de la ORDEN de 20 de agosto de 2010, por la que se regula la organización y el funcionamiento de los colegios de educación infantil y primaria, para el cuidado y vigilancia de los recreos podrá organizarse un turno entre los maestros y maestras del centro, a razón de una persona de vigilancia por cada dos grupos de alumnos y alumnas o fracción, del que quedará exenta la persona que ejerza la dirección del centro.
ORGANIZACIÓN.-
a) Vigilante de las puertas de entrada al centro:
A principio de curso, una vez nombrado el encargado del Servicio de Vigilancia, y con anterioridad al inicio de clases ordinarias, se procederá a nombrar turnos de cuatro profesores vigilantes para cada semana. Cada uno de los designados tendrá que velar por el cumplimiento de los cometidos siguientes:
  • Durante el recreo evitará que los alumnos estén en la zona de aparcamientos o impedirá que salga del Centro cualquier alumno/a sin no es con autorización expresa y por escrito del padre/madre o con autorización escrita y verbal del profesor-tutor.
  • Facilitará las salidas o entradas del profesorado o personal relacionado con el Centro que vengan con vehículo.
  • Procurará que los alumnos/as no se acerquen a las puertas de salida.
  • Impedirá que entre personal ajeno al Centro, salvo motivo justificado.

b) Vigilantes en zona de patios:
  • Cuidará de que los alumnos realicen juegos razonables y no supongan riesgo alguno para su integridad física o psíquica.
  • Resolverán cualquier conflicto que surja en su zona.
  • Impedirán que los alumnos, tanto del Centro como los ajenos al mismo, salten las vallas. En todo caso necesario los alumnos podrán hacerlo si han sido previamente autorizados por dicho profesor.
  • Evitarán que se arrojen objetos o restos de comida en el suelo, , puesto que para eso están las papeleras.
c) Vigilante de la zona de pinos:

  • Durante el recreo velará porque ningún alumno esté o baje al pinar o juegue en la zona de la leña, salvo que se haya caído algún balón.
  • Evitará que los alumnos salten por las vallas o realicen actividades peligrosas en los hierros que hay junto al gimnasio, restos del antiguo parque infantil.
  • En caso de detectar conflictos, en zonas próximas a los pinos, deberá actuar aunque haya un vigilante en los patios.
d) Vigilante de la sirena:

  • Se encargará de realizar los toques de sirena tanto a las entradas como a las salidas. Si no trabajase en el edificio donde se encuentra ubicada la sirena, deberá ponerse de acuerdo con alguno de sus compañeros de vigilancia de vigilancia para que le sustituya en este menester.
  • A la hora de entrar a clase organizará a los alumnos por filas para que no se atropellen, debiendo entrar en primer lugar los niveles de edades inferiores.
  • Cuidará de que no quede ningún alumno/a dentro del edificio a la hora del recreo, salvo que sea necesario el uso de los servicios, biblioteca o días de lluvia (en que deberá estar cada tutor con su nivel en su aula correspondiente).
OBSERVACIONES A TENER EN CUENTA.

  • Se evitará que los Profesores de Educación Infantil hagan servicios de vigilancia durante los recreos establecidos con carácter general y puedan hacer dicha vigilancia con sus alumnos, ya que al ser tan pequeños suelen tener sus momentos de recreo en horario diferente, evitando de esta forma muchos incidentes al no estar mezclados con los más grandes
  • Se procurará que los miembros del Equipo Directivo no coincidan en la misma semana. Igual criterio deberá seguirse con los encargados de la biblioteca, si los hubiere.
  • En caso de detectarse la presencia de personas ajenas al Centro, y que estén circulando libremente por los patios durante la jornada escolar, se les rogará que abandonen el mismo. Esto deberá hacerlo el primer profesor que advierta dicha presencia. Si no se respetase esta advertencia se avisará al Director para que tome las medidas oportunas.
  • Cualquier vigilante que tenga que abandonar su servicio lo hará el mínimo tiempo posible y si es necesario deberá recurrir a cualquier compañero para que le sustituya.
  • Si por cualquier circunstancia un profesor - vigilante no pudiese realizar su vigilancia, durante la semana que le toca, podrá, de mutuo acuerdo, cambiarla con el profesor - reserva o con cualquier otro o bien comunicarlo al Jefe/a de Estudios.
  • Si un profesor no pudiese realizar su vigilancia durante un recreo deberá avisarle al profesor-reserva para que se la haga y a la semana siguiente, por mutuo acuerdo, podrá devolverle la sustitución realizada.